lunes, 27 de abril de 2015

Colapso

   En los días más fríos de aquel crudo invierno  caminaba por las calles céntricas una pobre anciana  en busca de algo para comer, casi no podía caminar y su bastón era lo único que la acompañaba... Se acercó a unos jóvenes que estaban cenando, con una mendiga intención, pero al cabo de unos minutos se encontraba haciendo eco de la fortuita vida que le costó llevar, de los desaires más remotos que fulminaban  su dura realidad...

   Después de recibir algo de dinero, decidió seguir su camino, pero antes de cruzar la calle se detuvo al ver como un auto  embestía a un joven que viajaba en moto dejándolo cerca de ella con su rostro empapado en sangre, el cual resultaba irreconocible... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario